Sobre mí

Hola, soy Diana locutora y redactora de contenido orientado al marketing online

En Voz y Emociones colaboro contigo para transmitir un mensaje a tu audiencia, conectando con las emociones a través de tu voz de marca única.

¿Cómo? A través de la voz y la escritura para persuadir en tus vídeos corporativos, video nuggets, anuncios, e-learning, audioguías, y audiolibros.

Soy freelance y dispongo de zona de grabación profesional (home studio), formación y experiencia para aumentar tu visibilidad y el reconocimiento online.

Me especializo en proyectos que se implican en aspectos como la sostenibilidad, la accesibilidad, la diversidad, la educación , la la salud y el bienestar.

Si quieres saber cómo te puedo ayudar, te lo explico en la página de servicios. Pero si antes quieres conocerme un poco mejor, te invito a seguir leyendo.

Quien soy

Pertenezco a la generación X, en los límites de la frontera Millenial. Por eso la llegada de Internet a nuestras casas, no me pilló muy desprevenida.

Me siento afortunada de vivir una niñez con dos canales de televisión y sin mando a distancia, de los viajes en coche en compañía de juegos, radio y cintas de casette, de conocer una sociedad no hiperconectada.

“Tienes 15 segundos para imaginar, si no se te ha ocurrido nada, a lo mejor deberías ver menos la tele»

La Bola de Cristal

Siempre agradeceré a los maestros/as que me hicieron sentir que aprendía más de ellos que de los libros. Pero llegó un momento en que necesitaba una motivación más potente para estudiar, un objetivo claro que aún no había llegado.

El mundo de la comunicación y la creación publicitaria me apasionaban. Y se plantó ante mi la posibilidad de formarme en Marketing. Y así fui como entendí que no era solo un estudio complementario a mis intereses, que era necesario, y que está en todo lo que nos rodea. Desde ese momento no he dejado de aprender.

Parar para avanzar

Siempre he seguido a mi curiosidad, a veces he tropezado. Pero también he llegado a lugares no previstos encontrando habilidades, personas y experiencias que me han enriquecido.

El tiempo tiene un valor incalculable para mí, por eso a veces he llevado un ritmo de vida acelerado, y a veces agotador. Buscando siempre experiencias y retos nuevos. Ahora sé que era parte del camino.

Las ganas de aprender me han ayudado a abrir mi mente, dándome amplitud de miras, lejos de etiquetas, estereotipos y opiniones de blanco o negro.

Cuando todo giraba como de costumbre, la rueda de hamster en la que giraba, frenó. U una cirugía me obligó a parar durante un tiempo, más del esperado.

Y solo entonces comencé a girar hacia mi interior, a desaprender. A reflexionar sobre cómo y porqué estaba corriendo, sin foco. Y a hacer mis propios apaños de Bricolage Emocional, así lo decidí llamar.

Bricolage: «Significa arreglar, desarmar, remendar para ver como funciona. Deriva de briccola, palabra que significa catapulta, herramienta rudimentaria usada para destruir murallas.

Reaprender para reinventar

Me formé como instructora de Hatha Yoga. Un punto de partida para una importante transformación personal. Junto a otras cursos y talleres para mejorar el bienestar integral como : yoga de la voz, canto, yoga adaptado y Naturopatía.

La formación en locución y educación de la voz, llegó al mismo tiempo. Buscando potenciar mi forma de comunicar, interpretar y ampliar la técnica vocal.

El primer taller de doblaje al que asistí, fue como tirar un guante a la cara de mi timidez, y superar el “susto” a mostrar alguna parte más vulnerable, a exponerme, aunque entre tu y yo…. tampoco lo necesito.

Comenzaron las sesiones, las prácticas con horas de lectura en alto, la preparación de textos para las demos, las grabaciones en armarios o cabinas improvisadas con cojines y mantas, y muchas colaboraciones gratis.

Trabajando con la voz y la redacción de contenidos, aprendí otros aspectos de mi misma que desconocía. Encuentro una pasión, un enfoque , y me adentro en un mundo que siento cómoda y del que no me quiero bajar.

La tecnología ha cambiado nuestra forma de comunicación y su avance es rápido e impredecible.

La necesidad de adaptarme a esta evolución, mee llevó a actualizar mis conocimientos y adquirir nuevas habilidades, para poder estar presente en este “mundo hiperconectado”.

Abandoné algunas zonas de confort seguras, pero que me aburren a morir, para empezar a competir conmigo, haciendo lo que más me gusta, se me da bien y hacerlo cada vez mejor.

Aprendizaje y experiencia

Nada mejor para aprender, que hacer. Así que creé Voz y Emociones desde 0.

Quise unir mi experiencia a la práctica a través de mi proyecto. Mediante la gestión del trabajo diario, planificación de objetivos, creación de contenido, y la comunicación. Teniendo un pensamiento estratégico y una visión más amplia del mercado.

Durante este proceso, siempre en movimiento, llegan «subidones» de dopamina y sobredosis de positivismo. Y se abren puertas a experiencias, oportunidades y colaboraciones. Y también las dudas, y los errores, que prefiero llamar aprendizajes.

Tiendo a centrarme casi obsesivamente en vozyemociones, en un trabajo que no sólo me apasiona si con el que además puedo ayudar a otras personas a conseguir su objetivo.

Por eso sólo colaboro con quien realmente se involucra en el proceso de transformar una idea en algo real, que se pueda ver, escuchar, leer o sentir.

Y ser parte el proceso de creación ¡es lo más!.

Pero también doy gran importancia a la organización, la comunicación eficaz y la optimización. Siempre busco formas alternativas para crear un proceso de trabajo cada vez más efectivo.

La planificación me suele llevar, a veces, más tiempo que el propio trabajo.

Pero me permite una atención personalizada y una transmisión clara de la información. A través de un procedimiento con pasos sencillos, que agiliza la gestiones de los proyectos en los que trabajo.

Siempre en movimiento

Ahora sé que esa parada inesperada era necesaria.

Que nos debemos permitir nuestro «rincón de pensar», para observar desde otros ángulos. Un espacio para la reflexión, el autococimiento y claridad. Y por eso sé, que vozyemociones siempre estuvo ahí, aunque aún no exisitía.

Un punto de encuentro para colaborar en proyectos a través de mi experiencia y compartir información sobre la voz y el sonido, como herramientas de desarrollo personal y profesional.